Acerca del violín

En este artículo encontrarás una breve introducción a los aspectos básicos y fundamentales del violín. ¡Esperamos que te sean útiles si te estás acercando por primera vez a este instrumento!

Acerca del violín

Sobre el violín

Familia del violín

El violín es el instrumento más pequeño dentro de la familia de instrumentos de cuerda frotada, la cual incluye también a la viola, el violoncello y el contrabajo.
Los primeros violines de 4 cuerdas se construyeron en Italia en el siglo XVI.
El violín se toma con la mano izquierda y el arco con la derecha, independientemente de si el violinista es diestro o zurdo. El movimiento del arco sobre las cuerdas genera que estas entren en vibración, esas vibraciones se transmiten al puente, de allí a la tapa, y a través del alma llegan al fondo. Ubicada debajo de la tapa se encuentra la barra armónica, comenzando justo debajo de la pata izquierda del puente. Esta barra fortalece la estructura del instrumento y transfiere las vibraciones a través de toda la tapa. Las efes ayudan a que la tapa sea flexible y resonante, además de permitir que el sonido se proyecte desde el interior del violín. Todo el cuerpo del violín vibra y actúa como una caja de resonancia, amplificando el sonido de las cuerdas y dándole al instrumento su sonido único.

Las cuerdas

El violín posee cuatro cuerdas: Sol, Re, La y Mi. La cuarta cuerda y de sonido más grave es el Sol, la primera y de sonido más agudo es el Mi. A más fino el grosor de la cuerda, más agudo será su sonido, y viceversa. Antiguamente las cuerdas se realizaban con tripa animal, y aunque actualmente aún se consiguen ese tipo de cuerdas, en general se utilizan las cuerdas confeccionadas con nylon, acero, cromo, etc.
Las diferentes notas se consiguen apoyando los dedos de la mano izquierda sobre las cuerdas, es decir “acortando” la cuerda con los dedos. A medida que “acortamos” la cuerda con los dedos, la misma vibra en un tramo más corto y su sonido es más agudo. Cuando una cuerda se toca sin poner ningún dedo sobre ella, se la llama cuerda al aire.

El soporte

Soporte de violín

El soporte es una pieza independiente del violín y está diseñado para poder tomar el instrumento de manera más cómoda. Existen diversos modelos de soportes, algunos con forma rígida, otros flexibles. Los flexibles son un poco más caros, pero brindan la ventaja de poder ajustar su forma y adaptarla a tu comodidad. El soporte siempre nos ofrecerá la posibilidad de ajustar su altura para poder adaptarlo al largo de nuestro cuello.
Es importante elegir un soporte que te brinde comodidad a la hora de colocarte el instrumento, que se sienta cómodo al apoyarlo sobre el cuerpo, y que se adapte al largo de tu cuello.

La mentonera

La mentonera es un accesorio sobre el cual apoyaremos el mentón para conseguir mayor comodidad a la hora de tocar y sostener el violín. Antiguamente no se utilizaba, es por eso que muchos violines antiguos tienen el barniz desgastado en la parte donde se apoya el mentón.
Si sintieras incómoda la mentonera de tu violín, esta se puede cambiar fácilmente. Existen diversos modelos de mentoneras, con diferentes formas y que se colocan en diferentes posiciones: la mentonera puede ir hacia la izquierda del cordal, levemente hacia el centro encimándose al cordal, o encima del cordal, en el centro del instrumento. Lo ideal es encontrar la mentonera que mejor se adapte a tu cuerpo y tu comodidad.

Sobre el arco

El arco del violín

Los arcos de violín son realizados tradicionalmente en una madera muy resistente llamada pernambuco, y sus cerdas son de pelo de crin de caballo. La resina (realizada con resina de pino) se aplica sobre las cerdas del arco para hacer que estas queden «pegajosas» y tengan el agarre necesario para poder hacer vibrar las cuerdas. La baqueta del arco es más pesada en el talón, rebota cerca del centro, y es más liviana en la punta.
Los violinistas controlan las sonoridades del instrumento variando el peso, la velocidad y la posición del arco sobre las cuerdas, y usando las diferentes partes del arco. Una gran variedad de sonidos pueden ser producidos gracias al arco, desde los más delicados y suaves, hasta los más fuertes y bruscos.

Digitación

En el violín, el termino digitación se refiere a los números asignados a los dedos de la mano izquierda para indiciar cuáles deberán ser usados para tocar las cuerdas. Se numeran de la siguiente manera: 1 = índice, 2 = mayor, 3 = anular, y 4 = meñique. Los números de digitación a menudo aparecen colocados en las partituras por encima de las notas. Puede ser muy útil al estudiar tener la digitación escrita en la partitura, aunque de a poco es bueno no ponerla sobre cada nota e ir aprendiendo dónde se ubican, ya que esto te dará más fluidez a la hora de leer música.

Cuidados personales

Es de suma importancia mantener las uñas de ambas manos lo más cortas posibles para poder tocar de manera eficaz y obtener una buena técnica. Las uñas largas impiden que la yema del dedo entre en contacto correctamente con la cuerda, generando malas posturas, un sonido deficiente y desafinaciones, además de desgastar la cuerda.
Además de este aspecto, siempre es importante buscar siempre la mayor relajación posible en los músculos involucrados a la hora de tocar y así evitar tensiones innecesarias. Es recomentable realizar ejercicios de calentamiento y estiramiento antes y después de tocar.

¿Cuánto practicar?

Sobre el violín

Practicar regularmente genera los mejores progresos. Se espera que un alumno principiante practique unos 30 minutos por día, unos seis días a la semana, pero si no siempre disponés de ese tiempo al menos unos minutos cada día son mejor que nada. La práctica se trata de formar buenos hábitos y repetir acciones hasta que estas puedan ser realizadas sin tener que pensar demasiado en ellas, se trata de incorporar los movimientos y las acciones musculares en tu cerebro. ¿Recordás lo difícil que pareció al principio aprender a andar en bicicleta o a manejar un auto? Tenías que coordinar muchas acciones al mismo tiempo, pero con la práctica esos movimientos y acciones comienzan a salir naturalmente. Eventualmente tocar el violín se sentirá de la misma manera, dejando a tu mente libre para concentrarse en la música. Trabajá uno o dos aspectos puntuales durante cada sesión de práctica; sé paciente y metódico, y prestá atención a los detalles para obtener los mejores resultados a largo plazo.

¿Te resultó útil está información? ¿Tenés alguna duda? ¡Dejanos tu comentario y te ayudamos en lo que necesites!

¿Te gustó el artículo?

¡Compartilo!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on telegram

También puede interesarte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas

apoyanos

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Ayudanos a seguir creando!

Argentina:

Invitame un café en cafecito.app

Resto del mundo:

Buy Me A Coffee

Suscribite

¡Seguí nuestro blog y enterate de las últimas novedades!

Seguinos

¡Ebook de regalo!

Escalas y Arpegios

Te regalamos nuestro ebook de escalas y arpegios Mayores para violín en primera posición basados en el sistema de patrones de digitación.